Noticias

La importancia de mantener un taller limpio y ordenado

Cuando se visita un taller es bastante frecuente ver desorden. Salvo excepciones, solo se organiza el taller cuando viene una visita importante a la que se le quiere dar una buena imagen. Lamentablemente, después de la visita todo suele volver a su curso. En definitiva, estamos relativamente acostumbrados a trabajar en entornos en los que la suciedad y la falta de orden son una constante.
Esta situación puede ser consecuencia de las propias características de nuestro negocio; las permanentes prisas, realizar trabajos bajo pedido (siempre diferentes), 
La cuestión es que, si tenemos un taller sucio y desorganizado, perdemos muchas oportunidades de mejora. Las consecuencias negativas de esta situación son:

 
Numerosas pérdidas de tiempo por demoras en la producción.
Averías de maquinaria más frecuentes y laboriosas de reparar.
Gastos no deseados por limpieza de tapizados de los clientes.
Mayor riesgo de tener accidentes.Baja motivación de los empleados.
 
  1. Coherencia.– Cuando todo está sucio y caótico comunicamos subliminalmente a nuestros clientes que no estamos muy interesados en cuidar los pequeños detalles de las cosas. El cliente, muy fácilmente, puede pensar: y con mi trabajo… ¿serán igual de descuidados y dejados que con sus instalaciones?
  2. Ineficiencia.– Es decir, despilfarro. Se pasa demasiado tiempo buscando elementos extraviados en el curso de la producción (herramientas, consumibles, etc.). Dedicamos demasiados recursos a cosas que no aportan valor a nuestro trabajo.
  3. Peligro.– Si todo se encuentra cubierto por una capa de polvo y suciedad, las irregularidades técnicas de las máquinas quedan camufladas, con el consiguiente riesgo de averías y accidentes. Además, en el momento de solucionar una avería, será más laborioso y arriesgado porque, para realizar un diagnóstico adecuado del problema, primero hay que despejar la zona afectada de suciedad.
  4. Motivación.- No se puede mantener a la gente motivada cuando uno de los elementos de este estado de ánimo se descuida. Los factores higiénicos son fundamentales para mantener al personal receptivo y proactivo hacia la mejora continua. Es muy difícil ejercer un liderazgo fuerte si los operarios tienen que trabajar en condiciones lamentables de suciedad y desorden.